• “Este es un Acuerdo para seguir contaminando”, denuncia Greenpeace México.
  • El Acuerdo se firmó a espaldas de la sociedad civil, de activistas y de expertos, señaló la senadora de MC, Verónica Delgadillo.

Acompañada por representantes de Greenpeace México, la senadora por Movimiento Ciudadano, Verónica Delgadillo dio voz a diversas organizaciones de la sociedad civil para denunciar irregularidades tras la firma del Acuerdo Nacional para la Nueva Economía del Plástico en Méxicohttp://comunicacion.senado.gob.mx/index.php/informacion/boletines/47095-industria-y-senado-firman-acuerdo-nacional-por-una-nueva-economia-del-plastico.html, “ya que favorece en gran medida a las grandes empresas y no respeta los acuerdos y propuestas de activistas y expertos en la materia”.

Con pancartas en mano, activistas sostuvieron que “Este es un acuerdo para seguir contaminando”, y que está hecho a modo para beneficiar a la industria. En representación de Greenpeace México, Miguel Rivas fue enfático al declarar que distintas organizaciones no reconocen este Acuerdo, pues no fueron consultados previamente.

“Este Acuerdo no solo favorece a la industria, sino que además no son las formas democráticas de hacer las cosas en un espacio que se nos ha abierto desde principio de año para discutir… el Acuerdo nos fue entregado ayer a mediodía para ser analizado y para ser firmado”, denunció Miguel Rivas el día de la firma.

La producción de plásticos se ha disparado de manera alarmante en las últimas décadas. Así, se estima que el 2020 se utilizará un 900% más de plástico de lo que se hacía en 1980. Colombia no es la excepción. Hay un consumo de 24 kilos per cápita al año, de los cuales el 56% es de uso único: pitillos, bolsas y cubiertos desechables son utilizados sólo unos minutos y descartados, contaminando por cientos de años nuestros ecosistemas.

Adicional a ello, expresó que, si realmente estuvieran comprometidos con el medio ambiente y el cambio climático, senadoras y senadores estarían dispuestos a que la legislación tenga la responsabilidad extendida al productor, pero dicho Acuerdo evita precisamente esto, los productores no se responsabilizan de los productos que ponen en el mercado y se comprometen únicamente a reciclar 20% más de PET en los próximos 10 años, aseguran.

Por su parte, la senadora Verónica Delgadillo señaló que este Acuerdo debe beneficiar a todas las partes y no solo al sector industrial. “Me preocupa la forma en que se firmó este acuerdo, y quiero hablar no solo a nombre de Greenpeace, sino también de otras organizaciones que coinciden con lo mismo, es que se firmó a espaldas de la sociedad civil, de espaldas a los activistas y de los expertos”, afirmó.

Recordó que se llevaron a cabo 8 mesas de trabajo en el Senado de la República para definir cuál debería ser el futuro de los plásticos y de la industria en México, lamentó que en el Acuerdo presentado desconoce todo el trabajo y solo se atiende a las peticiones de la industria, quienes son los máximos responsables de la producción de plásticos. “Si no atendemos a la gran problemática que tenemos en cuanto a los plásticos con una reforma profunda, involucrando a todas las partes y no solo a la industria, no podemos hacerle frente”, advirtió.  

Al finalizar, la senadora Verónica Delgadillo invitó a todas las fuerzas políticas a no apoyar este Acuerdo y a recomponer el camino para que en las próximas semanas puedan tener una legislación que esté a la altura de la crisis medioambiental que México y el mundo atraviesan.

“No podemos aprobar ni avalar este acuerdo, porque primero, no se consideró a las voces de los activistas y de las organizaciones de la sociedad civil, no se escucharon a todas las partes; segundo, porque no atiende el problema de fondo, la responsabilidad no es del consumidor nada más, es también de la industria que se enriquece con la producción de plásticos; tercero, el cambio tiene que ser profundo, no sólo en los cambios de los hábitos de consumo de las personas, sino en sistemas de producción,”, concluyó.