Victor Ángel Ortega Vergara

Recordar es volver a vivir; por naturaleza las vivencias del pasado inmediato en la vida político social de México, provocaron que en gran parte de la colectividad Guerrerense se haya generado la posibilidad de que el Estado más bronco de la República Mexicana, podía formar parte de una transformación social a través de un gobierno que voltee la mirada y sea sensible ante las adversidades que durante décadas han castigado a las y los Guerrerenses.

El desbordamiento y arrasador acontecimiento que se presentó en el proceso electoral que se vivó el pasado primero de Julio de 2018 por parte de los y las ciudadanas de esta Entidad Federativa fue insólito, todo indicaría que aquella semilla de esperanza depositada en tierra fértil por hombres y mujeres incansables, luchadores sociales, por quienes desaparecieron y quienes dejaron la vida en la lucha permanente por la búsqueda de la democracia, por un bien común y un buen vivir, había llegado el momento de su germinación y hasta de la posible rendición de frutos traducidos en la paz y bienestar social.

Las y los Guerrerenses en su mayoría combativos y de lucha social, son parte importante en el desencadenamiento del fenómeno político electoral que se vivió en el 2018; ante la llegada del actual presidente de la República el Licenciado Andrés Manuel López Obrador, el “OBRADORISMO” Guerrerense fijo sus expectativas para que en las elecciones próximas pudiera llegar una verdadera transformación social al Estado, de la mano con su representante Nacional y de quien tuviera la identidad con el pueblo Guerrerense así como de quien ofertara las mejores propuestas para fijar una luz de esperanza y desarrollo  en el camino tan escabroso de este Estado, se dio inicio a la intermedia. 

No cabe duda que el efecto “Andrés Manuel” o efecto “Obrador” avasalló en julio de 2018, al grado de contar con una participación de votantes de más de 30 millones de hombres y mujeres que motivados por el hartazgo y sed de justicia así como impulsados por la confianza en quien mostro una cara diferente en la forma de hacer política dieron la victoria en las grandes urbes políticas de nuestro país, pero también es cierto que en algunos rincones de nuestra Nación, en aquellos los más lejanos ese efecto no llegó, quizá porque no se esbozaron los eslabones correctos que dieran pie a una formula de 5 boletas ganadoras o simplemente porque las propuestas en los distintos cargos de Ayuntamientos y/o Diputaciones no fueron lo suficientemente atractivos, en fin; el presente nos marca una serie de claroscuros que bien pudieron ser claridades de victorias anunciadas, sin embargo en pleno inicio de los restantes 45 días de la recta final de este proceso y que culminara para la gran mayoría el 6 de junio, quien se encontraba holgado en las preferencias electorales y que provoco una coalición inédita por la trascendencia histórica que guardan los partidos políticos PRI y PRD debido al presentimiento de insuficiencia política en sus propias estructuras respectivamente y ante el crecimiento desmesurado del Movimiento de Regeneración Nacional quehoy se encuentra en una encrucijada; Morena el instituto político con los más altos números de simpatía y de preferencia en esta entidad, además de contarestadísticamente con altas probabilidades de triunfo hoy sin Candidato a la Gubernatura, arrastrando el cuestionamiento interno que para muchos y muchas fueron erradas decisiones en los cargos a candidatos de Diputaciones Locales y Ayuntamientos, a pesar de las tendencias favorables persiste un rango de incertidumbre en cierto sector de la sociedad.

La intermedia, una prueba muy importante donde el destino de Guerrero esta en riesgo sin la figura de quien es hoy Presidente de la República, plasmado en la boleta, para Morena será un proceso diferente, con una marca bien posicionada pero también muy golpeada por su proceso interno; enfrentar el proceso electoral actual es una prueba de fuego para mantenerse o simplemente ser parte de, como dice la canción “debut y despedida”. A su favor puede pensarse que el efecto aquel, el cual hoy cobra fuerza y tendrá trascendencia en aquellos rincones olvidados el cual, si es verdad no llegó en el proceso próximo pasado, hoy podrá sentirse a través de una ola arrazadora que solo puede ser rota por sus propios verdugos.