Griselda Ramírez

La Reforma debe contener la Asignación de presupuesto directo a las comunidades y recursos suficientes a instancias como el INPI, entre sus demandas.

Comunidades nahuas, tenek y xi ui de la huasteca potosina y zona media, Enciso en una carta al titular del INPI, Adelfo Regino Montes con planteamientos relativos a la Reforma constitucional y legal en materia de pueblos indígenas y afromexicanos.

Firmada en Tancanhuitz, la misiva señala que a 3 años de nuevo gobierno federal, ven ahora una Propuesta de Reforma Constitucional sobre Derechos de los Pueblos Indígenas y Afromexicano, amplia, que intenta ser progresiva y que buscaría atender solo una parte de los reclamos de los pueblos y comunidades indígenas, pues la deuda histórica que se tiene con nosotros es centenaria y de enorme  cuantía, dicen.

Aquí el contenido de todo el texto:

Si bien apreciamos el esfuerzo y el intento, es conveniente señalar que en el Estado de San Luis Potosí contamos con un avance muy importante en la materia del reconocimiento de los derechos indígenas, por ejemplo; desde hace décadas contamos con el reconocimiento de nuestras comunidades como sujetos de derecho público, con un registro estatal de nuestras comunidades, con 3 leyes reglamentarias, entre las que destacan la reglamentaria del artículo 9º, la de justicia indígena y una ley de consulta para estados y municipios.  

Consideramos que en apego a lo dispuesto por el artículo1º y 2º de la Constitución Federal, es conveniente que el proceso de consulta que ahora mismo esta impulsado el INPI, se apegue a las disposiciones locales en materia de consulta, por lo que con fundamento en el artículo 8º solicitamos revise y respete tales disposiciones.

Por otra parte resulta obvio que los temas que toca la propuesta de reforma constitucional en cuestión, son de vital importancia, más aún cuando estamos a la mitad de la gestión del Gobierno de México y que ya está presente en el horizonte la sucesión presidencial.

Como sabemos todo reforma de la constitución tiene que transitar por un proceso de revisión, dictamen, aprobación de las cámaras y de las propias legislaturas locales, es decir; las modificaciones de la Constitución Federal no son “enchiladas”.

No podemos darnos el lujo de disputas esteriles, pero nosotros como comunidades indígenas y sujetos de derecho si debemos ser cuidadosos y propositivos, y usted y los legisladores ante todo, deben ser receptivos  y respetuosos de las inquietudes y propuestas que hagamos al texto, pues ya estamos cansados de avalar a ciegas las propuestas de reforma legal que michas veces solo son ocurrencias.

Sabemos que existe una intensa insistencia de los organismos internacionales para que se repeten los convenios firmados en materia de derechos indígenas, es urgente impulsar esta armonización legislativa y es necesario hacerla con la mayor participación de los pueblos y comunidades indígenas del país y de nuestro estado.  Por ello es importante que se considere en este proceso consultivo a las asambleas comunitarias, pues no es un artículo el que se propone reformar, son varios y el lenguaje legal – jurídico de tales propuestas de reforma no es de facil entendimiento, se requiere de una interpretación adecuada, de tiempo y disponibilidad para encontrar el apoyo y consenso.  Pues entendemos que si bien coincidimos en lo general en lo que la propuesta plantea, también hay temas en los que no coincidimos. Por ejemplo:

Aplaudimos que se abunde en lo dispuesto en el artículo 1º de la constitución que se refiere a los derechos humanos de los pueblos y comunidades e insistir en la no discriminación que vivimos cada día.

Consideramos que es fundamental prohibir la asimilación como se expresa en la Declaración Americana de los Derechos Humanos de los Pueblos Indígenas en su artículo X,  y que cita: “Los Estados no deberán desarrollar, adoptar, apoyar o favorecer política alguna de asimilación de los pueblos indígenas ni destrucción de sus culturas…. “.

Resulta fundamental que esta propuesta de reforma constitucional, realmente retome lo que los convenios internacionales disponen en cuanto que ya son parte de nuestro marco jurídico y no quede su aplicación a medias tintas. Recordemos que la asimillación es la madre de las discriminaciónes y del extermino cultural y sociopolítico. Por ello insistimos en no mas asmilación y si a la diversidad y la pluriculturalidad.

Un aspecto que consideramos central, es la identificación del sujeto de derecho. Por lo que la propuesta tiene que contener la identificación y el registro de las comunidades a nivel federal y estatal, estableciendo una institucionalidad que responda a esta exigencia a efecto de sustentar la conciencia de la identidad y los procesos de autoadscripción. Para ello es de vital importancia que el organismo responsable de llevar el censo de población identifique las comunidades y como estas estan integradas por una o varias localidades. Pues resulta grave la omisión al afectar la unidad de la comunidad, su atención integral y vulnerando su jurisdicción.

Exigimos un respeto absoluto a la comunidad y sus localidades que la integran. No hacer nada que divida a la comunidad.

Le recordamos al INPI, que toda reforma constitucional debe contener el diseño general de las necesarias instituciones que garanticen la aplicabilidad de lo que dogmaticamente dispondrá la Constitución, o la instrumentación que definiran las leyes reglamentarias y decretos, para concretar el establecimiento de estas nuevas instituciones.

En la propuesta que se nos presentan no esta este diseño y ello nos preocupa. Más aún el que no haya una reforma presupuestal, pues históricamente se cambian las leyes, pero quedan en letra muerta porque precisamente no se consideran las nuevas instituciones y menos los presupuestos adecuados.  Por ejemplo; contribuimos al establecimiento del INPI, pero ahora mismo esta institución no cuenta con presupuestos adecuados para desarrollar las acciones que por obligación tiene el INPI.

Por ello, respetuosamente le solicitamos y exhortamos a impulsar esta propuesta de reforma con una prospectiva estratégica que aborde la creación de las instituciones y presupuestos necesarios para hacer aplicable la reforma en cuestión.

Apreciamos que la propuesta aborde el tema de la representación política, al respecto esta debe colocar en el centro al sujeto de derecho, que es el pueblo y la comunidad indígena. Deberá precisar que en los municipios con una presencia indígena significativa, las comunidades deben tener el derecho de determinar y elegir su gobierno con base en sus sistemas normativos -usos y costumbres-. Que la representación política no debe ser exclusiva de los partidos políticos.  Pues lamentablemente dichos institutos políticos comúnmente no nos representan y menos nos postulan para ser votados. Por ello la propuesta de reforma no debe ser ambigua, sino contundente. Si antedecedemos al proceso de colonización, entonces debemos ser los primeros en derecho y dueños de nuestro destino. No más usurpaciones de identidad indígena, ni imposiciones en los gobiernos que solo piensan en sus bolsillos y no en el bien común.

Respaldamos al Presidente de la República en su lucha contra la corrupción y contra la miseria que vivimos, por ello en la propuesta de reforma, debe establecerse, tanto en el ámbito federal, estatal y municipal, la transferenia directa de presupuesto a nuestras comunidades indígenas.

Este es un reclamo que busca hacer viable los derechos de la libre determinación y la autonomía. Hemos soportando durante décadas la corrupción que nos empobrece y lastima en nuestro derecho al desarrollo. Estamos hartos de recibir sobras. Es tiempo de reparar los graves daños que ha provocado el abandono y la asimilación, por ello le exigimos que en diha propuesta no nos tiemble la mano, pues queremos todo el pastel, no un pedazo.

Estos son solo algunos de los temas torales que vemos apremiante enunciar, sin que ello implique que el resto no sean importante y que en su momento haremos llegar nuestros comentarios y propuestas de manera detallada.

Nosotros seremos cautos en este proceso e intento de consulta y observaremos su evolución siempre velando por nuestros derechos  y  exigiéndole al INPI cumpla con la palabra empeñada de no mentir, no robar y no traicionar; porque la lucha de los nahuatl, tenek y xi ui es la lucha de la memoria en contra del olvido.

Atentamente

Comunidades indígenas nahuatl, tenek y xi ui de la huasteca potosina y zona media.

Observatorio indígena mesoamericano.