En total son 4 pueblos indígenas que han logrado su registro ante el SAT; Cuatzoquitengo, Colombia de Guadalupe, Alpoyecanzingo y Pascala del Oro.

Lo anterior, al dotar a los pueblos de personalidad jurídica, les da herramientas para administrar directamente recursos municipales, estatales o federales.

La Oficina de Representación INPI en el Estado de Guerrero informó que comisarios municipales de las Comunidades de Alpoyecanzingo de la Montaña, municipio de Ahuacotzingo, pueblo indígena náhuatl y Pascala del Oro, municipio de San Luis Acatlán, pueblo indígena méphàà (Tlapaneco), fueron las dos autoridades que recientemente tramitaron el RFC colectivo ante el SAT.

“Son dos nuevos pueblos que con la decisión de sus asambleas se incorporaron como personas morales,

con el objetivo de que estos pueblos indígenas puedan administrar, ejercer y decidir de manera colectiva el uso de sus recursos económicos de manera colectiva, ejerciendo así su libre determinación con base en los mandatos de la Asamblea Comunitaria”, señaló Manuel Vázquez a La Dekonstrucción.

Manuel Vázquez, representante del INPI en Guerrero, agradeció el apoyo y solidaridad de Adelfo Regino Montes, Director General del INPI, al Gobierno de México y al personal de SAT por la atención dada a las comunidades.

Los pueblos indígenas deben reconocerse como sujetos de derechos colectivos aseguró Vázquez al informar sobre el logro de dichas comunidades.

Para el abogado, estos procesos son un avance como el que ocurre en Oaxaca con las prácticas de libre determinación de varios pueblos y representa parte de la lucha que está impulsando la reforma constitucional en materia indígena y afromexicana.